Luce sonrisa perfecta (Parte I)

Mucha gente se plantea el hecho de ponerse ortodoncia para lucir una sonrisa perfecta, pero a cierta edad es un tema que frena un poco por estética y porque se cree que los “braquets” es cosa de los más peques… Pues bien, hoy quiero contaros un tratamiento revolucionario.

Seguramente ya habéis oído hablar del tratamiento de ortodoncia invisible o casi invisible: Invisalign. Un sistema a base de alineadores transparentes, que progresivamente corrigen la malposición dental mediante diferentes aligners.

Una aparatología que se cambia cada dos semanas con lo que se consigue que los dientes se muevan de forma gradual hasta la posición final y conseguir, así, una sonrisa perfecta.

Un sistema cómodo, ya que se pueden poner y sacar sin ningún tipo de esfuerzo, así que si tenemos la necesidad de sacárnoslo por alguna reunión o compromiso, es posible hacerlo.

Además, no producen ningún tipo de irritación, ni molestias, ni llagas en la boca.

¿Y porqué os cuento este tratamiento? Pues bien, en mi caso he optado para realizar este tipo de tratamiento en ortodoncia, por dos razones: la primera porqué aprieto los dientes por un tema de nervios, cosa que hace que tenga dolores de cabeza, y en consecuencia, un leve apiñamiento de los dientes.

Y por remediar estos dos aspectos y, como todos sabéis, casarme con una sonrisa perfecta y sin dolores, he optado por Invisalign.

tratamiento_invisalign

Así que…¡Empieza mi primer tratamiento de ortodoncia casi invisible en mi vida!

En mi caso, he elegido realizarlo en Ortodoncia Tres Torres, por su profesionalidad, por su gran equipo humano y por la confianza que les tengo.

clinica

clínica2

Os cuento como fue mi primera cita para el tratamiento:

El primer paso: Realización de fotografías de la mandíbula, las fotos de la cara y su forma (de frente y de lado), y a partir de aquí, llega el diagnóstico.

El Dr. Fernando de la Iglesia te comenta cómo está actualmente la posición de los dientes, y el porqué de “los problemas” ocasionados y como debería estar alineada toda la mandíbula. Todo explicado al detalle para que no quede ninguna duda.

El Doctor me comentó todo el proceso que experimentarían mis dientes con Invisalign y la constancia que debe tenerse con el tratamiento, puesto que si no respetas las 22 horas al día como tiempo óptimo para obtener el resultado estimado, el tiempo del tratamiento  para conseguir una sonrisa perfecta sería más largo.

Las radiografías eran el siguiente paso, y a los días, te realizan unos moldes de la boca mediante una mezcla un poco pastosa con la que consiguen la forma y estructura de los dientes.

Ahora ya sólo queda enviarlo a Estados Unidos (lugar donde realiza todo el pack de aligners) y esperar que me llamen para empezar con mis primeros aligners.

En el siguiente post, os contaré mi experiencia con la toma de contacto de mi primer kit de Invisalign ¡qué nervios!

¡En breve os cuento!

Espero vuestros comentarios.

¿Y vosotros, habéis oído hablar de este tratamiento?

Podéis seguirme vía FacebookTwitter , Pinterest y Instagram

¡Gracias y besos!