Transformación de una habitación con Benjamin Moore

Benjamin Moore es la marca de pinturas seleccionada para llevar a cabo la transformación de la habitación del pequeño de la casa.

¿Porqué elegimos esta marca? Por sus acabados de alta calidad que ofrece y sobretodo por su gama Natura, con certificación asthma & allergy friendly® de la ASTHMA AND ALLERGY FOUNDATION OF AMERICA, el producto más ecológico, libre de COV y sin emisiones, proporcionando un acabado duradero y lavable.

Empecé por realizar un diseño previo de la habitación con las ideas que tenía. (De algo me tiene que servir realizar proyectos de interiorismo y decoración para ver previamente cómo quedará el resultado ;) ).

Mi consejo para seleccionar las tonalidades:

Seleccionar una paleta de colores acorde a todo el estilismo de la casa, pero sin dejar de lado el toque de color para la habitación infantil. En mi caso, siempre soy partidaria de elegir tonalidades cálidas, y más si se trata de un dormitorio.

Para ello, elegí un tono oliva claro, el November Rain de la marca, y otro más para darle profundidad y contraste a la habitación con el Gray Mirage Ambos, en un acabado mate precioso y de la misma gama cromática.

Otro consejo es que si no sabéis con qué color podéis contrastar, con tan sólo elegir el más subido de la misma gama cromática, siempre acertaréis. (En la propia web de Benjamin Moore tenéis una selección de tonalidades con las que enlaza perfectamente cada tono).

Además, para darle un toque más personalizado, realicé el llamado “board and batten” en inglés, o bien, también popularmente conocido como un semi-alistonado a media altura en tan sólo a una de las paredes, justamente para darle protagonismo, y amplitud a la habitación.

En este caso, la madera más “agradecida” para pintar y dejar bien acabada y sin imperfecciones es el DM, y esta fue la que utilizamos para realizarlo.

Medimos el largo de la pared y lo dividimos según la medida de los listones que queramos para conseguir que quede perfectamente compensado y al milímetro.

Aplicamos el primer en acabado eggshell para conseguir un resultado óptimo.

¡Preparamos la pared y empezamos!

Una vez pintada esta media mitad de pared, preparamos la delimitación del color con cinta de carrocero. Y aplicamos dos capas de cada uno de los colores para conseguir que el color luzca en toda su esencia.

Respetamos los tiempos de secado y ya sólo nos queda retirar las cintas y decorar el espacio.

Como sabéis, siempre soy partidaria de cargar poco los espacios, y más si son reducidos. Por este motivo, he decidido aplicar un tono de color más vibrante como es el mostaza en algunos detalles decorativos.

Aquí tenéis el resultado:

¡Sorpresa!

Tenéis un 5% de descuento con el código “barnachic” para Benjamin Moore, así que si os ha gustado el resultado, podéis aprovechar y comprar sus productos. ¡Notaréis muchísimo la diferencia en la densidad y textura de la pintura respecto otras marcas!

Y aquí tenéis el vídeo de todo el proceso:

 

View this post on Instagram

 

A post shared by BarnaChic (@barnachic)

Recordad que podéis seguirme vía redes sociales: FacebookTwitter , Pinterest e Instagram

¡Gracias decolovers!

Tags from the story
,
Written By
More from Elisabeth

NoXQs, bolsos handmade in Barcelona

Todos sabemos que el tema del handmade está en auge y de...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.