5 claves para elegir el color de las paredes de tu hogar

¡Una odisea!

Esta fue la expresión ganadora con un 71 % a mi pregunta lanzada en instagram stories sobre la facilidad en seleccionar el tono de pared correcto para un espacio.

Visto lo visto, he creído que os iría de maravilla tener algunas claves para que este momento sea algo más placentero que una odisea.

Así que…¡tomad nota!

Obviamente no es tarea “fácil” si queremos darle un toque estético distinguido a nuestro hogar, por lo que os voy a dar las 5 claves para elegir el color de las paredes.

Tonos fríos, neutros…un estilo más sofisticado, uno más desenfadado…si vamos desglosando vamos aumentando el número de dudas en nuestra cabeza sobre qué color o tono seleccionar, por no decir de las combinaciones de paredes para conseguir un efecto u otro, ¿verdad? ¡Vamos por partes!

Eso sí, coge papel y bolígrafo para anotar los resultados de cada punto y así elegir mejor las tonalidades que mejor se adaptan a tu espacio.

1. Analiza el espacio: Lo más importante es tener conciencia del espacio, a esto me refiero a tener una mirada crítica y analizar si se trata de un espacio amplio, si el techo es relativamente bajo, o alto, si te gustaría conseguir una sensación de amplitud, o más bien, conseguir un espacio cálido e íntimo…

Anota tus sensaciones y notas sobre este punto.

2. Guíate por la luz natural que tienes: Revisa el número de ventanas y la orientación que tienen en cada estancia. Si hay sol de mañana, de tarde o, directamente, no tienen… En función de ello, optaremos por tonos más subidos (o atrevidos), en el caso que sí tengas una orientación sur, o bien, por tonos más neutros como beige, gris perla o blanco si necesitas proyectar luz o agrandar espacios en la habitación en cuestión.

¡Apunta bien los resultados!

En las siguientes imágenes podéis ver el tratamiento de las tonalidades en cada espacio. En uno se ha optado por un tono más pastel combinado con las molduras del techo y las ventanas, y en cambio, en el otro, se ha optado por un blanco, contrastándolo con un espacio más tenue diferenciando muy bien las diferentes áreas del hogar.

fuente: elmueble.com
fuente: madaboutthehouse.com

3. Disposición y composición de los elementos decorativos: A la hora de elegir el color de las paredes de una habitación es primordial hacerte un pequeño croquis sobre la disposición de los elementos decorativos que irán (muebles, puntos de luz, complementos…) además de conseguir que estén en armonía, debemos tener claro donde podemos aplicar un color u otro. En el caso de una habitación doble, la pared del cabecero podría tener un protagonismo más importante que el resto, pero para valorarlo debemos tener en cuenta los puntos anteriores.

fuente: instagram @bythereseknutsenno
Fuente: Pinterest – buddha statues home decor

4. ¿Quieres conseguir algún efecto visual en concreto? 

Sabiendo las tonalidades que debes emplear (siguiendo las claves anteriores), ahora ya puedes “jugar” con los efectos que quieres conseguir.

Fuente: jesusgovea.wordpress.com/

Aquí tenéis un par de ejemplos donde veréis claramente la función del efecto óptico cuando, en este caso, los techos on altos:

fuente: kenayhome.com
fuente: studio-mcgee.com

Es importante crear además, sensaciones en cada estancia, es decir, para el salón se elegirían tonos más estimulantes y para los dormitorios, tonos más neutros (tonos pastel) que nos aporten paz y serenidad.

5. Selecciona una buena pintura 

El material, en este caso la pintura, es fundamental que sea de calidad si no queremos experimentar desilusiones a los días de haber pintado nuestro hogar. Por este motivo, es perfecto acudir a un especialista para que nos recomienda el mejor tipo de pintura según la estancia. Por ejemplo, para las estancias como los baños o cocina, deberemos seleccionar una pintura antihumedad, si queremos pintar azulejos, el tipo de pintura también será específica, igualmente si tenemos niños en casa (que sea lavable), o bien, también puedes optar por pinturas ecológicas como Chalk Paint u otras marcas como Livos, Keim, Beal, Ecoclay, Embarro, Colorea…entre otras.

¡Hay para todos los gustos y bolsillos! Y, por supuesto, pide muestras y haz pruebas de color en tu hogar, combinándolas con los tejidos y materiales de la nueva decoración que añadirás posteriormente.

Fuente: Jenni Kayne Furniture

Con estas 5 claves te será más fácil empezar a decantarte por unos tonos u otros.

Y si tienes dudas, que sepas que las tonalidades en blanco siempre quedarán bien. ¡Acertarás seguro!

Recordad que si necesitáis asesoramiento en diseño de espacios online, podéis escribirme aquí.

¡Sígueme en redes sociales para estar al día!

FacebookTwitter , Pinterest, Instagram y LinkedIn

¡Gracias DecoLovers!

Written By
More from Elisabeth

Comodidad al estilo Bras

Lo prometido es deuda. Como ya os comenté, cada miércoles os voy...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.